PTM desarrolla y produce todo tipo de bandas ortopédicas deportivas. Empezaron a utilizar la impresion 3D para resolver un problema muy simple, la falta de partes del cuerpo personalizadas para testear sus productos. En el pasado, si querían testear por ejemplo una rodillera, debían comprar un maniquí entero. Ahora pueden imprimir rodillas en cualquier posición y así realizar test de estres en sus materiales.

Luego de resolver el problema de las partes del cuerpo, identificaron otros usos para esta tecnología. Uno de los mas significativos fue la modificación de una de sus lineas de montaje de velcro que debia ser detenida varias veces por dia para intercambiar entre rollos de diferente ancho. Agregando una simple pieza impresa, ahora puede correr varios rollos en paralelo y lo que antes les tomaba unas 8 horas por dia, ahora solo toma 5.