Gancel es una fabrica de golosinas que produce entre otras cosas, bombones de fruta. Para hacerlo utilizan moldes que son presionados contra azucar y los huecos que quedan grabados son después rellenados con un jarabe que se solidifica. Estos moldes están tradicionalmente hechos en metal, y son fabricados por terceros utilizando una CNC. El costo es altísimo y ademas tardan meses en entregar el molde terminado.

Hace un año la empresa decidió probar hacer los moldes con impresión 3D y consiguió que un proveedor local imprimiera algunos. Luego de hacer una exitosa pequeña producción de prueba con los moldes plásticos se dieron cuenta que esto abria un nuevo abanico de posibilidades. Decidieron comprar una impresora y eligieron nuestra Polyneo XT.

Ahora la compania tiene una persona dedicada al modelado e impresión de nuevas partes. En tan solo 24 horas pueden pasar de una idea a un molde terminado y listo para ser usado.